Revista Viajero Nro. 100 - Noviembre de 2015



Corto abrazo

Abrazaba lo que cabía en sus brazos,
el resto se moría de frío,
y de veras que había hielo
en cada invierno que llegaba

Verónica Garay Moffat






Fortalecidos

Siempre lo supe, eras “el para siempre”
brillabas por fuera ante mis ojos admirados,
fui desenvolviendo el regalo más lindo de Dios
y viendo como todo era más brillante en su interior.

Siempre lo supe, iba a ser difícil.
Historias diferentes pero muy parecidas,
dolores distintos pero un misma cura,
nuestras manos juntas y dos locuras unidas

Siempre lo supe, te admiraría
tu amor no tiene límites,
tus virtudes no caducan,
y tus errores los superás con valentía

Siempre lo supe, en las buenas y en las malas,
en las buenas gozando la vida,
y en las malas fortaleciéndonos
y creciendo como familia.

Siempre lo supe, daría gracias cada día
por tu optimismo que te da persistencia,
por tu creatividad para salir de problemas,
y por tu entereza al levantarte de cada caída.

Siempre lo supe, tesoro de mi alma,
que te amaría toda la vida,
que valoraría cada esfuerzo por construir,
y buscaríamos ser felices cada día

Siempre lo supe, nunca vamos a estar solos
juntos por tormentas, oscuridades y mareas altas
juntos entre lágrimas, dificultades y dolores
juntos hoy y cada mañana.
Siempre lo supe, eras “el para siempre”
brillabas por fuera ante mis ojos admirados,
fui desenvolviendo el regalo más lindo de Dios
y viendo como todo era más brillante en su interior.

Siempre lo supe, iba a ser difícil.
Historias diferentes pero muy parecidas,
dolores distintos pero un misma cura,
nuestras manos juntas y dos locuras unidas

Siempre lo supe, te admiraría
tu amor no tiene límites,
tus virtudes no caducan,
y tus errores los superás con valentía

Siempre lo supe, en las buenas y en las malas,
en las buenas gozando la vida,
y en las malas fortaleciéndonos
y creciendo como familia.

Siempre lo supe, daría gracias cada día
por tu optimismo que te da persistencia,
por tu creatividad para salir de problemas,
y por tu entereza al levantarte de cada caída.

Siempre lo supe, tesoro de mi alma,
que te amaría toda la vida,
que valoraría cada esfuerzo por construir,
y buscaríamos ser felices cada día

Siempre lo supe, nunca vamos a estar solos
juntos por tormentas, oscuridades y mareas altas
juntos entre lágrimas, dificultades y dolores
juntos hoy y cada mañana.

Liliana Araya
Octubre 2015





Reencuentro

M: Princesa de mis sueños, no dejo de pensar en ti...
Aquella tarde de verano, cuando te conocí,
fue como un hermoso sueño, lo mejor que pude sentir.
Princesa de mis sueños, eres todo para mí.

F: El día en que te fuiste, nunca me lo imaginé.
Nuestro amor en mi mente solía aparecer.
Pero hay una fantasía que en mí comenzó a crecer,
y hoy se ha cumplido: hoy al fin te veo volver.

M-F: Parecían eternidad esos días sin ti.
Soñar con tus palabras eran mi razón de vivir.
Pero verte aquí conmigo es una alegría sin fin.
Siento que el amor ha renacido en mí.

Quiero perderme en tu mirada otra vez.
Quiero sentir tus brazos abrazándome como ayer.
Quiero oír tu voz diciendo que me quieres
y que siempre me querrás, tal como yo lo soñé.

María Victoria Perez







Retratos de un alma enamorada.                                           

El alma habla, en todo lo que hacemos, en lo que somos. En mi caso, se expresa a través de mis pinturas.
Es lo que amo hacer. No creo que pudiera dedicarme a otra cosa. Es, simplemente, más fuerte que yo.
Gracias a mis trazos, por ellos, veo a los demás tal cual son… y lo veo a él.
No lo conozco. Ni siquiera sé si existe, pero cada cuadro me enseña más de ese hombre…
Mis dedos se dejan llevar, los colores van apareciendo, tímidos al principio, más definidos después. Sus rasgos perfectos, al menos para mí. ¿Existirá?
Me mira, me sonríe, llora y se enoja, y vive en cada lienzo.
Hoy me animo a exponerlos. ¡Qué maravilloso día!
Conocidos y desconocidos se acercaban a compartir este momento inolvidable, movidos por quién sabe qué.
Acá estoy recibiendo halagos y la pregunta obligada: ¿quién es?
Pero una chica no la formuló, en cambio, ella gritó, sorprendida:
―Sebastián, vení. ¡Mirá!
El alma habla, y perdura a través del tiempo, y busca, siempre busca su otra mitad. Yo solamente estaba ahí parada. Y lo supe…
No lo encontraría, él me encontraría a mí.

Vanina Rodríguez
vanirodriguez.blogspot.com.ar




Arabescos

Continúa;
se escribe sin puntos,
sin detenimientos esgrime como espada despierta contra el silencio templanza.

Las caricias sobre cada roce de sus blanduras son idas y venidas que ningún sueño produce.

Los séquitos de todo reino reúnen incompasivos sentencias para que un arabesco se duerma; aunque sepan que no duerme ni despierta,
que carece de consciencia,
de suspenso.

Nada lo mantiene tan vivo como el saberse movimiento,
idas y venidas que decide producir.

Continúa;
los arabescos descansarán cuando toda eternidad le digne su tiempo,
y todo espacio, su lugar.

Continúa,
el arabesco nunca tuvo ni tiempo y ni lugar medido,
siempre fue alcanzable nada más que por continuidad imprevista.

Federico Laurenzana

No hay comentarios.: